martes, 3 de febrero de 2009

Repleta



la oscuridad está llena de bocas lentas

mastican el incendio que me vive
escupen el plato de mi aliado

las paredes babean de segundos
el vano de mi piel no enjuga nada

es tan inútil que persista en la osadía
de hilar desde la punta del ovillo

la oscuridad está llena y sé de sus raíces:

debería cegarme de una vez
no insistir más en la luneta
de mis ojos proscritos


10 comentarios:

Claudieta dijo...

Tu creatividad está a pleno rendimiento, no hay duda.
Esa oscuridad se hará luz cualquier día, no perdamos la esperanza, un beso

Bibiana Poveda dijo...

Amiga...no te creas... estoy a cuarto de máquina...jajajaja!!!!
Como siempre digo: la oscuridad es otro sol. A veces... enceguece.
(estoy tratando de entrar en tu casa, pero tengo problemas con la palabra clave... fíjate, nena)
Un beso, gracias por tu lealtad y compañía de todo este tiempo!!!!!!!

Emilio Ariza dijo...

La oscuridad sabe demasiado y se burla de nosotros por creernos dueños de la luz,. Menudo desayuno de versos me he pegado hoy je je je , besos

Bibiana Poveda dijo...

Ya lo creo, Emilio!!!! Te has dado un atracón... Hombre, eso no es bueno...y menos siendo de mis ex-critos.
Pero muchísimas gracias, caballero. Ahora paso por su casita. A ver si me convida un café!!!

Fernando Sabido Sánchez dijo...

bibiana, magnífica reflexión sobre la oscuridad, pero aquí estamos los poetas para burlarla
un abrazo
fernando

Due® dijo...

¿y la burla?, nada poestisa

encantas

Bibiana Poveda dijo...

Fernando, gracias por pasar y dejar tu apreciación.
Un abrazo para vos!

Bibiana Poveda dijo...

Francisco! Siempre tan amable. Muchas gracias por pasar!

Eugenio dijo...

Pero si no insistimos Bibi, la cosa se queda vacía o la casa, ¿qué sé yo?, si tú eres la maestra...

Pero sabemos de oscuridades, de soledades, de bocas y de ojos, que miran y hablan, allá lejos de la oscuridad.

Un beso

Bibiana Poveda dijo...

No estoy segura de que haya que insistir tanto... bueh, qué sé yo! No estoy segura de tantas cosas, Euge...
Ah, sí, de algo estoy segura: NO SOY MAESTRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!
Un abrazo, amigo!