miércoles, 3 de junio de 2009

Canon

ni que su alcoba de salamandra me diseñara un horno.
decrepitud es todo lo que he dicho.
¿sangre? lo que ahora veo es jugo doblado de paraguas.

I
y no sé nada del fuego.

ni que me tragara el caldo íncubo que convida al
ejercicio de ponerme el tripanosoma en su cruz.
¿raíces? la piedad en funda de polvo genealógico.

II
y no sé nada del fuego.

una lapicera ajena al liquidámbar palidece cuando
retoco los otoños como si fuera la reina del mamotreto.

ni que se me concediera.

porque no es de verdad este verso que yazgo:
él, que erige en su pecho una vitrina impotente
al espectro de vulvas signadas en su hoja.

III
no sé nada del fuego.

¿y de dónde viene esta ceniza?

¿y este canon rechinante vociferando
tras mi pisada de sahumerio?

¿ y cuánto tiempo me va a durar la yerra?


35 comentarios:

Eugenio dijo...

Pensaba decirte que como siempre me dejas pensando, pero no es cierto, creo que es algo nuevo esto del fuego. Dejame decirte que yo tampoco sé nada de él, nos quema, llega a la plenitud y se extingue y deja cenizas, testigos mudos de su paso.

Yo lo considero como la vida misma, se extingue y deja sus cenizas, estas mismas que dejamos en letras.

Dirás, siempre yéndome para otro lado pero en ese otro lado, estoy yo mismo.

Un beso mi querida amiga

Mónica Angelino dijo...

Un día me vas a hacer estallar el melón, entero, no medio, y las banderitas van a pedir luz roja pa llevarme al nosocomio. !!te lo juro!!
!!te lo juro!! !!te lo juro!! !!te lo juro!!

"porque no es de verdad este verso que yazgo"

Me parece tan increíble, tan certero,brutal, lírico !de antología!

Besos Lucy, cómo te extrañé!!!

Giovanni-Collazos dijo...

Aquí,en España,Madrid, cuando me pido un jugo de papaya, me miran como si fuera raro, extranjero.. ¿Un qué?! me dicen, y sonrío.

Me voy a beber un jugo de fuego, para saber de su vulva... también me inspiras!

Siempre disfruto, leyendote.

Un abrazo.

Gio.

Neorrabioso dijo...

¿La reina del mamotreto? Ja! Esperemos que te dure la yerra. Magnífica la tensión que crea el leit motiv "no sé nada del fuego".

Abrazos. A Giovanni Collazos le digo que Batania sí sabe del jugo de papaya, hasta lo tiene escrito en uno de sus cuentos.

Un placer siempre tus letras, pero estoy al acecho por si fallas.

Abrazos mulatos, como siempre.

Hasta pronto.

Brujo dijo...

Y bueno como siempre, pero de vez en cuando hago ruidoportodoslados, y esta vez era acá uno de esos todoslados, obvio que no te voy a desmenuzar ni una línea, está de mas, lo que si voy a hacer es invocar a aquellos besos bobos que una vez solía darte, así, como quien no quiere la cosa, y así también me voy, así como vine.

Ah, gracias por estas locuras, extremadamente "inpensadas"

pacokafka dijo...

Magnífica poesía.
El fuego viene y va. Es bueno aprovechar las ocasiones.

Este canon es mejor que el de Pachelbel. Sigue yerrando :)

Bibiana Poveda dijo...

Eugenio: no, no te vas para otro lado. Me encantan tus reinterpretaciones, y como sos capaz de escribirlas tan lindo.
Amigo, gracias, SIEMPRE!

Bibiana Poveda dijo...

Angelino: si vas al lokosomio, yo te acompaño. No es de verdad, y vos sabés que no. Y sabés de este fuego, que no es, no quiere ser. Y sabés de la lucha que me implica.
Y de todas las cenizas.
Y duele. Pero lo estoy intentando.
GRACIAS, gracias por el aguante!
Besos campantes!!!

Bibiana Poveda dijo...

JUGO DE PAPAYAAAAAAAAA, Gio!!! Qué ricoooooooooooo!!!!Me has hecho antojar, malvado...
Yo no inspiro a nadie, compañero, sos vos mismo viéndote.
Muchísimas gracias por estar siempre.
Un gran abrazo, poeta!

Bibiana Poveda dijo...

Neorrabioso: te pido por favor que dejés de acecharme, me ponés muy nerviosa, me bloqueo, y se me van los íncubusúcubus.
¿Así que vos sabés del fuego?
Mande brasas, compañero...
Gracias, Batania, muchas gracias. Y no sólo por mí.
Un abrazo.

Bibiana Poveda dijo...

Brugeme: me hiciste nostalgiar, loco. Quiero más de esos besosbobos. Tamos lejos, eh? Y aquí me ves, la sigo peleando.
Abrazo, Brujito de mi alma. Muchas gracias por este ruidito de amistad.

Bibiana Poveda dijo...

Hola, Paco! Muchas gracias por llegar hasta aquí y dejarme tan bellas palabras. Ya voy a visitarte y a conocer tu blog y tus textos.
Un abrazo.

Ana Clavero dijo...

Fíjate que yo diría que tù eres toda fuego, y como que no te veo yo en esa alcoba de salamandra.

Confieso que tengo que echar mano del diccionario, porque palabras como liquidámbar no las había oído yo en mi puñetera vida, pero merece la pena hacerlo porque el resultado es un disfrute total de tus letras.

Un abrazo

Bibiana Poveda dijo...

Ana, se me va el fuego. Nunca sé como detenerlo. Sé más de las cenizas, creo yo.
¿Sabés? Aquí le llamamos liquidámbar a un precioso árbol, que en otoño, justamente, se pone con unos colores increíbles. En ese sentido es una palabra relativamente común para mí. Y creo que de observarlos, a los árboles, me han provocado toda esta sarta de cosas.
Muchísimas gracias por pasar y dejar tu suave liquidAna por este tronco medio desplumado!
Abrazooooooo!

Marian Raméntol Serratosa dijo...

¿Que no sabes nada del fuego? pero si cada poema tuyo es una pira fenomenal, una hoguera donde arde lo inquemable, done las tripas se nos ponen del revés de puro deleite... pues si tú no sabes nada del fuego... no sé yo!

Besísimos

Emilio Ariza dijo...

Ja ja ja yo también tiro del diccionario y solo sé que hay muchas clases de fuego y que tu poesía puede hacer arder con facilidad los recintos sagrados del verso. Abrazossss fuertess

Claudieta dijo...

Acabo de escribir algo que dice no sé nada de nada.

Nada sabemos, pero nos dejamos llevar muy bien...........
Te diría una palabra, pero no sé en esas latitudes como sonará y no quiero que te enfades por una malainterpretaciónm jajajaja.......ves, vuelvo a no saber.........
Nos vemos,,,,,,,,,un beso

Bibiana Poveda dijo...

Lady, gracias. Creo que a veces estoy en un universo paralelo, demasiado frío y oscuro, en el que, en verdad, no se ve ni se sabe.
Abrazo-te milees!

Bibiana Poveda dijo...

Ah, Emilín! Tal vez sea eso: la clase de fuego. No, no lo sé... pero confiaré en la palabra de los poetas.
Graciassssssssss, abrazote!

Bibiana Poveda dijo...

Gracias, Claudiete... Ya sabés, no sé del fuego pero sé irritarme...jajajaja! Después decime la palabra y yo te digo como "suena".
Besos y abrazos, rubiaaaaa!!!

Virginia Edit Perrone. dijo...

Qué concepción. Qué manera de concebir Poesía. Me imanté a la pantalla rosa pruniana.
Soltame Poveda!!

Como un durazno que arranca su carozo y cae herido de sueños, así, durazno vos, sacando desde el fondo ese carozo, todo Poesía. Vos, todo carozo durazno, arrancando más carozo más durazno. Tanta tanta Poesía. Ya "pisada de sahumerio"

Liberame Poveda, quedé imantada en serio.

Poesía Mayor. Valió esta espera de esperarte.

Besos.

Bibiana Poveda dijo...

Perfume de versos, tus palabras, Virginia. La que me quedo imantada soy yo, ante tu dulzura y generosidad.
Virginia, la que hasta la ausencia embellece con su trazo!
Mil gracias, mil abrazoa.

La Dama dijo...

Bibiana Poveda:
Un hueco en domingo (hace frío) para leerte y saberte. La entrada, magnífica como vos (yo llevo en mi costado un amor de allende los mares, que "aquende" este Madrid me trajo), riquísimo tu vocabulario, tan evocador de viajes a tus lugares. Me quedo con "liquidámbar" para este domingo, antes de "jacaranda", que también me apetece.
Niña, la yerra dura mientras vivimos y somos poetas. O sea, siempre. Así de crudo y de excitante.
Te veo.
Carmen (admirante en ciernes)

Elisa Berna Martínez dijo...

Creo que tarde o temprano el fuego se cuela en nuestras vidas. Bien para purificarlo todo, bien para someternos a un tercer grado. Irremediablente, alguien a nuestro alrededor acabará ardiendo, y nosotros, en algún momento, absorbiendo ese jugo de fruta venenosa.

Un abrazo poeta!

azpeitia dijo...

las cenizas nacen de tus palabras de fuego...enhorabuena de azpeitia desde Zuhaitz-Ondoan

Bibiana Poveda dijo...

Dama Carmen: de verdad una alegría y un honor recibir tu palabra, con tanto cariño, y tanta sabiduría. Lo sé: la yerra no terminará, y cada día amanezco en cenizas.
Muchísimas gracias, poetaza!

Bibiana Poveda dijo...

Elisa: sí que lo has dicho bien. Sí, que es así. Y qué lindo tenerte desde tu balcón hasta la vía.
Y qué bueno leerte, poeta, qué bueno!
Abrazos!

Bibiana Poveda dijo...

Azpeitia, muchísimas gracias por tan nobles palabras para mi sin-saber.
Un abrazo hasta allí, donde se encuentren tus versos y tu alma!

sibila dijo...

qué increscendo! bueno, bibiana. muy bueno.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

nada hay de verdad en el yacer
y menos en la atmòsfera asèptica de la mano enguantada
con un bisturì filoso.
Me dejàs pasmada,como nadie.

Adrian Dorado dijo...

Ví que hubo íncubo.

Hoy machaca:
la reina
pues
machuca
al mamotreto.

¡Pero..la pucha!

¿En concreto:
hay paparrucha?

Bibiana Poveda dijo...

Sibila! Muchas gracias por pasar. Alláaaaaaaaaaa voy, esperame, que siempre llego, con retrasos pero llego.
Un abrazo!

Bibiana Poveda dijo...

Mariel... yo te dejo pasmada, porque soy un pasmo, en verdad, no es por otra cosa.
Muchísimas gracias por estar, y andá afilando el cuchillo...
Besoooooooooooooossssssssss!

Bibiana Poveda dijo...

De mi parte, querido Adrián: paparruchas siempre! Más de lo políticamente correcto.
Un beso!

benyrema dijo...

estoy, pero no se
donde.
si tu te quemas, luz eres.
ahi me dejo caer
entre tus pies de oro deslumbrado
y de mi soledad
quemado
palido me avengo de tenerte en suerte de firmamento en rima. hagase ella,
y se hizo ...
divinidad en asombro.
ven Adan, ven
para sacarle a la poesia la otra costilla.