sábado, 7 de marzo de 2009

En las manos

una mujer anida en mis manos
un mate fornido de tibieza
pone el solo ovario que le queda
un coágulo
una reja
un ojo derrumbado
un verso nonato

una mujer me eleva las manos
a la inmensidad de recibir sin dar

pone un recuerdo añudo
una ceniza de clonazepam
la fusta del pánico
la pastafrola
la cana de una melena desdentada

una mujer me empuja a la vida
con risas de vestal de pata negra

la yema de mis almas toca
sus inagotables reinos
los fúnebres
los empacados
los llovidos
los inútiles
los contemplados

una mujer se cumple en mis manos
por el tímido arte del testigo
por el súbito perdón de la semejanza
por el trasluz de la historia

una mujer me aprieta la garganta
con vino curvo
dice por mí y voy sanándome
a los gritos

quien nos haya parido
que se regocije

una a una aúna


26 comentarios:

Mónica Angelino dijo...

Ya te quiero ver subiendo tus poemas a Poetas de hoy!!
¿Cómo puedo hacerme de algún libro tuyo?
¿Podrías mandarme algo por datos adjuntos?
Quisiera leerte y compartir tu poesía en el taller al que asisto.
Besos.
Mónica

Elisa Berna Martínez dijo...

Te leo y pienso en mi madre. E imagino si tendré una hija, y si sentirá como yo, diferente, el hecho de ser mujer.

Un abrazo fuerte desde mi balcón.

Leni dijo...

En tu balcón hoy he visto a una mujer.
Me he traido un banco para sentarnos.
Me he traido a mí.
a otra mujer.

Y solo para decirte que quiero leer tus versos nacidos y los no natos.

Gracias por dejarme sentir en tus manos.
Dulces versos.

besos

-Anna- dijo...

Y la que te parió Charco a vos eh!
No podés escribir así, simplemente no podés, me llenás de vida =´)

¡¡¡¡¡¡¡¡Feliz día pedazo de mujer!!!!!!!

Te quiero con todita el alma =)

Besotes!

Bibiana Poveda dijo...

Mónica linda... podrás ver algún libro, cuando algún día, érase una vez, publique...
Me da alegría, y al mismo tiempo, algo de timidez lo que me decís. Jamás estoy segura de estos excritos, en cuanto su valía.
Pero, como antes te dije, vale el hecho de que alguien como vos los tenga en cuenta y me dé tanto aliento.
AbraZosO!

Bibiana Poveda dijo...

Elisa, creo que se es mujer diferente, pero en tantísimas cosas nos aúnamos, que es imposible no sentir esa "lealtad de género".
Gracias por permitirme asomarme a tu balcón, por cierto, lleno de poemas excelentes.
Abrazo!!!!

Bibiana Poveda dijo...

Leni... me llenaste de ternura con tu comentario. Gracias por sentarte a la vera de este escrito, y compartir.
Un beso!

Bibiana Poveda dijo...

Annita preciosa! Este charco, a veces de lágrimas, a veces de barro, a veces de sol... este charquito...
Gracias, nena, gracias por tu poética, y sobre todo por ese corazón que tenés.
Feliz día, Señorita y Dama, y Mujer, y todo!!!!

Claudieta dijo...

O lo que es lo mismo....¡Bien por la madre de nos parió!
No se puede ser más femenina con la fuerza del más fuerte.
Un beso,

Alejandra Menassa dijo...

Hola Bibiana, estremecedor poema, al corazón de todas las mujeres. Muy bello, gracias.
Un abrazo

el gato estepario dijo...

El único hombre que por el momento se une a este homenaje a las madres, y que yo haría extensivo a la calidad de mujer en general.
Como siempre, poesía con mucha fuerza.
Linda y profunda esta parte, amiga:

""la yema de mis almas toca
sus inagotables reinos
los fúnebres
los empacados
los llovidos
los inútiles
los contemplados""
Cierto, amiga, cuántas almeas tenemos, hemos tenido, tendremos. Muhcas veces eres preclara.

Un abrazo.

Bibiana Poveda dijo...

Gracias, Claudi... yo sé que vos entendés de qué se trata...y por qué es necesario mantener la bandera en alto.
Un abrazote!

Bibiana Poveda dijo...

Alejandra: muchísimas gracias por acercarte a este espacio de letras y sentires. Siempre, mujeres y hombres, deberemos recordar y volver a la memoria de nuestro ser.
Un beso!

Bibiana Poveda dijo...

Mi amigo sevillano, el Víctor, siempre presente... Muchas gracias por acercarte, aunque he de decirte que no sólo es un escrito para las madres, es lo que siento delante de una mujer, un espejo para mí, aún con las diferencias.
Me alegran por demás tus palabras, algunos "chicos" no se sienten cómodos con este día (ni con tantos!!!!)
Un beso y un abrazo inmenso.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

A borbotones de mujer, a chorros de m-u-j-e-r henchida, los versos saltan y se retuercen desde todas sus feminidades.

Un abrazo
Marian

Eugenio dijo...

Bello...

Aunado a todo aquello que les pasa, las manos representan mucho de ustedes las mujeres.
No sé que más decir, me gustó toda la esencia, el juego de palabras al final corona excelentemente el termino del poema.

Diría que... espíritu de mujer.

Un beso

Ana Clavero dijo...

Mujer por los cuatro costados. Imaginás lo que se debe de sentir al ser, además de mujer y madre, abuela? Yo estoy deseando experimentarlo, ya me va quedando menos.

Un abrazo, Bibi y gracias por estos versos

Bibiana Poveda dijo...

Marian: ya sabés, tus visitas por aquí son una alegría y una compañía. Otro abrazo para vos!

Bibiana Poveda dijo...

Euge, muchas gracias... Sí, las manos... las manos que construyen, dan y reciben. Manos que aúnan.
Un abrazo!

Bibiana Poveda dijo...

Sólo lo puedo imaginar, Ana... pero puedo sentir tu alegría, y la alegría de tantas y tantas mujeres.
Gracias a vos, por estar, por tus letras, por tu compañía!
Abrazo!

Giovanni-Collazos dijo...

"una mujer me aprieta la garganta
con vino curvo
dice por mí y voy sanándome
a los gritos"

Este poema es impresionante, humano, fuerte.

La mujer es la raíz de todo, las madres son lo primordial.

Me gustó mucho.

Un abrazo.

Gio.

Bibiana Poveda dijo...

Gracias, Gio... las mujeres somos muchas, mucho, y esto dicho sin vanidades, pero con todo el orgullo de género y el deber que ello implica.
Un abrazo fuerte!

Tuti dijo...

Bi, ¿por qué no te despediste nunca de mi?...mejor así porque de esta forma el reecuentro se hace de alegría y festejo...no sabes la satisfacción de encontrarte en este mundo bloguero con tu poética que me encanta y subyuga...tienes la fuerza de todos los tornados juntos cuando escribes y aquí me uno a tu legión de seguidores Bi...abrazotesssssssss

Anna Francisca Rodas I.
(Tuti)

Bibiana Poveda dijo...

Tutiiiiiiiiiiiiiii: uno no se despide con quien se volverá a encontrar... yo sabía que en algún momento nos íbamos a encontrar, y aquí estamos, lindísima... blogueando, ahora...
Muchísimas gracias por estar y te agregoooooooooooo, así no nos perdemos!!!!
Abrazo inmenso!

Emilio Ariza dijo...

Bueno, no olvidemos el diminuto esfuerzo que hace el hombre je je je, pedazo poema Bibi, bien por las mujeres y en especial las madres.

Bibiana Poveda dijo...

No se olvida nada, Emilio, no temas... jajajaja! Sólo que por tantos milenios hemos sido olvidadas, quemadas, etc. que merece la pena sentir la libertad.
Un abrazo fuerte, amigo!