sábado, 14 de marzo de 2009

Migas



hay un sendero de regreso.

pero comiste con premura
las migajas que dejé
para el no olvido.

ahora me luzco
en la casa de oblea
y chocolate cardíaco.

hansel lame mis ojivas
tres o cuatro veces
por noche menguante.

gretel retuerce en el patio
un par de insomnios
y sufre de alexitimias.

sentada en el zaguán
tomo un frapuccino
e imagino lo estreñido
que estarás
de tanto pan robado
que engulliste.

18 comentarios:

Billy MacGregor dijo...

Nadie que yo sepa maneja los acentos como tú, quiero decir ese juego que haces de palabras, tan lindo, y a veces con tan mala leche.

el gato estepario dijo...

Justo, canción infantil y cuchillo de sierra. Me da un poco de miedo, jaja
¿Qué es un frapuccinoooooo?, para sentarme en el zaguan también e imaginármela estreñidaaa.

Madre mía, ¡¡¿¿ALEXITIMIAAAAAS..!!??
jajaja
Me encanta como escribes. Lo sabes.

Bibiana Poveda dijo...

Billy, acepto que este poema tenga ese poquito de mala leche... pero se la merece quien come el pan del amor... y te deja en la casita con esos dos idiotas de hansel y gretel, o no????
Gracias por pasar y dejarme tu palabra, sabés cuánto la valoro.
Abrazos!

Bibiana Poveda dijo...

No temas, Víctor... jajajajaja!!!! Mujer que escribe no muerde... sólo ladra un poquito con palabras.
Pues, no te lo voy a hacer fácil: frapuccino y alexitimia no me los he inventado (ya no se inventa casi nada, y yo menos...).
El frapuccino es muy rico, la alexitia... te diría que no tanto, pero los que la padecen deben ser bastante felices...
Un abrazo, y muchísimas gracias por estar siempre, mirá que tenés paciencia conmigo, gato azul!

Eugenio dijo...

Querida amiga, el amor se acotumbra a jugarnos malas pasadas, pero se lleva cada sorpresa cuando lo hacemos al revés. quiero decir cuando nosotros le hacemos esas jugadas.

Las disfunciones de poder indetificar o percibir las emociones es algo que nos pondría más cerca de lo que si es verdaderamente el infierno, la indiferencia a todo, incluso a nosotros mismos.

De todas formas me quedo con el poema.

Un beso

Mónica Angelino dijo...

Vos creés que los que la padecen estarán felices?
Primero deberían darse cuenta y poder identificar "eso" que sienten.
(google de por medio)

Los hombres como el que vos describís son nada más que egoístas.

Así incorporada es bellísima palabra, propia de tu genio para encontrar la magía de introducirla en el contexto oportuno del poema.

Por favor !como te admiro!

Bibiana Poveda dijo...

Euge, gracias por leer otra vez este "cuentito" tan especial, digamos (ahora lo encuentro un poco tontuelo, siempre me pasa con lo que escribo)
Un abrazo muy grande, amigo querido!

Bibiana Poveda dijo...

Mónica, no sé si sean felices... Sin sufrir esa disfución, muchos anulan la capacidad de sentir, por no sentir, por no jugarse, por obviar, por... etc. etc... Es una manera de cubrirse de la lluvia ácida que, a veces nos provoca el vivir.
Creo que me enredé un poco, jajaja! Ya sabés cuánto te agradezco cada una de tus lecturas y sobre todo, el ánimo que me das.
Hay veces (muchas) que me sigo preguntando: "esto, le dice algo a alguien??????", porque es cierto que si en primer lugar una escriba para satisfacerse, necesita el ojo y el alma del otro(como en todo) para saber si lo que "dice" tiene el valor agregado de un sentimiento o vivencia compartida.
Y te lo digo, porque pasé mucho tiempo sin escribir, con un bloqueo generado... bueh, eso ya es otra historia.
Gracias, gracias y gracias, Mónica, no sólo por mí, sino por la difusión de la poesía que hacés a través de tu blog.
Abrazoooooooooooo con mate!

Emilio Ariza dijo...

ja ja ja que mala leche más dulce , siempre quedará el chocolate y la imaginación ja ja ja es que los hombres somos la hostia en bicicleta , abrazos amiga

Bibiana Poveda dijo...

Emilio... tengo la impresión de que te gustó la función de Hansel...jajajaja!!!!! Ya sabés, amigo, cuidado con robar el pan del amor!!!
Gracias, muchísimas gracias por tu presencia constante!

Jaum"a" Vendrell (POETA A LOS 50) dijo...

a quien le hablaras tu con esa rabia eh? a quien...por las comisuras de mi boca brota el vino y golpea el piso, porque te leo y me quedo embobado...salud hermana !

pecadocapital79 dijo...

Que bueno cuando el odio se hace ironia y la ironia resulta tan inteligente, te luciste aqui, yo particularmente adoro estas historias infatiles adulteradas sin reparo, un gusto la visita, saludos.

Sara dijo...

A ver si ahora puedo dejarte un cariñin, esto prometo no comer más chocolate, (cruzo los dedos) es que yo también ando con el estómago estos dias retorcijado, cosas de nervios, dicen. Bbiii siempre viví, besos

Bibiana Poveda dijo...

A nadie en especial, Jaume querido... o a todos en particular... nunca se sabe, cuando se escriben estas tonteras.
Gracias, muchas gracias por estar siempre!
Abrazo!

Bibiana Poveda dijo...

Pecado, muchas gracias... yo soy una adulterada mental...
Me encantó tu "tregua" ya te lo dije, pero lo repito, pá que se sepa!!!
Abrazo!

Bibiana Poveda dijo...

Y Sara, siempre Sara... comé chocolate tranquila que hace bien... Lo que hace mal es comerse las miguitas del amor que se dejan para seguir la huella!
Gracias, hermosa niña, por todo el cariño!

Elisa Berna Martínez dijo...

Qué bueno, la gula quebró el camino. Y así ya no hay senda, ni regreso posible, sólo queda una especie de "dulce venganza". Me ha encantado!

Bibiana Poveda dijo...

Elisa, muchísimas gracias por pasar! Esa dulce venganza, sí...
Una alegría "verte" por aquí.
Abrazo!