domingo, 25 de enero de 2009

Aprendiza



vamos, repítelo:
me despido de la vergüenza ajena
del mugido del dólar y del euro
del adoquín en la cabeza
me despido de la flora de homínidos
de las segundas vértebras
de los amebizadores y su cenáculo
del silencio y su voto impugnado
del impuesto a las pérdidas, del cuil

vamos, repítelo:
me despido de los reojos
del corcho del último malbec
del arrorró de cicatrices
de natura, avon y mary key
me despido de las rodillas pulcras
del corno de la vela
del siete de bastas

otra vez me despido:
del cine plutárquico sin subtítulos
de las zonas erróneas
del rosal que da peras
del borrón y cuenta vieja
me despido de los frentes y fondos
de las narices frías
y del es lo que hay

vamos, repítelo, aprendiza
deja de enumerar tus ritos:

me despido de mí
del color luna prudente
y de todos mis menudos

etcéteras.

5 comentarios:

Claudieta dijo...

¿Qué significa esta despedida?
¿Has entrado en la nueva fase de la autoafirmación?
Eso es la edad, yo estaba escribiendo algo para despedirme de la poesía, pero lo he borrado....
Creo que mañana me cortaré el pelo y asunto resuelto..........
¿O no?, no sé..........
Un beso,

Gabriel dijo...

De vez en vez, todos deberíamos hacer los mismo, despedirnos de tantos clichés; aprendidos, sugeridos, o elegidos, reinventarse al menos cada década, y no creer ni en uno mismo.

Algo saldrá.

Me agrado el poema


Me despido de la flora de homínidos
a las pérdidas,

me despido de los reojos
del corcho del último malbec
del arrorró de cicatrices
de natura, avon y mary key


del borrón y cuenta vieja

de las narices frías
y del es lo que hay

vamos, repítelo, aprendiza
deja de enumerar tus ritos

Un beso Vívi

Gabriel.

http://volarydarse.blogspot.com/

Bibiana Poveda dijo...

Clau, siempre estoy en fase de autoafirmación... Siempre tengo que hacer vacíos, para que nazcan cosas nuevas... liberarse, nena!
Un beso y gracias por pasar. Me parece excelente la idea para tu blog. Me encanta ir ahí, tiene una onda genial.
Abrazo grande!

Bibiana Poveda dijo...

Eso es, Gabi... tratar de despojarse de menudencias que sólo nos complican... las de adentro y las de afuera.
Un besote y gracias por estar siempre atento.

Emilio Ariza dijo...

Un arduo trabajo tiene por delante la aprendiza, vaciar la copa para que pueda ser llenada de nuevo, o algo así dicen los chinos je je je